3 MUERTOS AL CAER HELICÓPTERO EN EL GRAN CAÑÓN

Cuatro sobrevivientes del choque de un helicóptero en el Gran Cañón recibían atención médica en un hospital de Nevada el domingo mientras los rescatistas intentaban recuperar los cuerpos de otras tres personas.

Seis turistas británicos y un piloto iban a bordo de uno de los helicópteros de la empresa Papillon Grand Canyon cuando se estrelló en circunstancias desconocidas el sábado por la noche en territorio de la Nación Hualapai, cerca del Cañón Quartermaster, en la margen oeste del Gran Cañón. Un testigo dijo que vio llamas y humo negro que salían del sitio del choque, escuchó explosiones y vio a víctimas que sangraban y tenían quemaduras graves.

“Es simplemente horripilante”, dijo el testigo Teddy Fujimoto. “Y esas víctimas… ella estaba tan quemada. El dolor es inimaginable”.

Las condiciones ventosas, la oscuridad y el terreno irregular les dificultaban a los equipos llegar hasta los restos del helicóptero, indicó Francis Bradley, jefe de la policía de la Nación Hualapai. Los rescatistas tuvieron que volar hacia ahí, caminar al sitio del choque y utilizar gafas de visión nocturna, explicó Bradley.

Los sobrevivientes fueron trasladados por aire a un hospital de Las Vegas aproximadamente a las 2 de la madrugada, informó el jefe de la policía.

Los seis pasajeros eran de Gran Bretaña, confirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones.

Las autoridades no dieron a conocer de inmediato los nombres ni las edades de las víctimas.

Se tenía previsto que los funcionarios de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte llegaran al sitio del choque el domingo por la tarde para que comenzaran a investigar la posible causa del desplome del helicóptero, dijo Bradley. La Administración Federal de Aviación también investigará lo ocurrido al Eurocopter EC130, señaló el portavoz Allen Kenitzer.

El Servicio Nacional de Meteorología en Flagstaff y en Phoenix, ambas ciudades en Arizona, indicó que los vientos tenían una velocidad aproximada de 16 kilómetros por hora (10 millas por hora) con ráfagas de 32 kph (20 mph) al momento del choque.

Fujimoto, un fotógrafo de Las Vegas que estaba haciendo una sesión de bodas en el momento del percance, dijo que de repente vio a personas que corrían hacia el borde de un barranco.

Señaló que escuchó jadeos y fue a ver los ruidos que provenían de unos 183 metros (600 pies) más abajo.

En el barranco había un helicóptero, llamas y humo”, comentó. “Era horrible”.

Añadió que en ese momento fue cuando se produjeron dos o tres pequeñas explosiones en los escombros y que la gente no sabía qué hacer. Dijo que otros pilotos que volaban helicópteros en la zona al mismo tiempo del accidente descendieron al barranco y dejaron agua y suministros básicos de primeros auxilios.