BUSCAN REDUCIR DECESOS EN CRUCES DEL TREN

El bajo número de agentes destacamentados para vigilar los cruces de trenes y la rebeldía de los conductores y peatones ante las continuas paradas de los ferrocarriles, son las principales causas de accidentes ferroviarios en El Paso, según empleados de Union Pacific.

En los últimos cuatro años, 15 personas ha perdido la vida al internarse en propiedad de las compañías de los trenes que circulan por El Paso.

Del total de incidentes, cinco han ocurrido en el 2014; dos, en el 2015; cuatro, en 2016 y suman cuatro en el 2017. El 86.3% de estas muertes ha tenido lugar en propiedad de Union Pacific, mientras que el resto, en terrenos de la Burlington Northern Santa Fe (BNSF).

“Muchas veces piensan que pueden ganarle al tren y deciden cometer una infracción”, comentó el agente Mike Brucks, quien debe coordinar los patrullajes de 900 millas de vías de tren en una sola dirección.

Pero éste es sólo uno de los problemas. Al menos en esta sección de El Paso, hay tres policías motorizados, patrullando y aplicando multas para desanimar a los infractores.

“No puedo administrar estas vías todos los días, porque son caras de manejar, y costosas para el Departamento de Policía”, se quejó Brucks.

Y es que, pese a lo que hagan como fuerza del orden, para él, su frustración es la motivación de los conductores que deciden incursionar, antes de tiempo, en territorio del tren. “La posibilidad de que sepan que están cometiendo una violación es muy alta… la más común es que no esperan a que las plumas de contención estén arriba y la luces de advertencia apagadas por completo”, explicó el oficial.

 

El rostro de los números

 

El Paso resulta ser uno de los lugares donde menos accidentes viales ocurren y más tráfico ferroviario hay. Esto, aseguró Juan Díaz, ingeniero mecánico de trenes, con más de 20 años de experiencia, es gracias a las campañas de concientización entre la población que se realizan, de dos a tres veces al año. Sin embargo, esto no significa que no haya incidentes serios qué lamentar.

Gary Andrews, conductor y copiloto de Díaz, con experiencia de 30 años, recordó el caso de un compañero de trabajo que se ha visto involucrado en al menos ochos atropellamientos. “Los accidentes no han sido su culpa, sin embargo, es algo fuerte, psicológicamente hablando, con lo que se tiene que lidiar… uno no puede decir: sucedió esto, ya no voy a ir a trabajar”.

“Lo más duro es cuando la víctima es un niño”, remató Díaz. Y luego, tras una breve pausa, agregó que, cuando un evento como éste sucede, las autoridades se encargan de descargar la información que se acumula en la caja negra de las máquinas que conducen y que registra todos los movimientos de quienes se encuentran al interior del tren. De hecho, también hay registros de videos tanto de los recorridos de los ferrocarriles como de los conductores.

 

Casos en 2017

 

La muerte más reciente fue la de un hombre de 70 años, que murió arrollado por un tren en el Valle Bajo. El incidente ocurrió el lunes, en la intersección de las calles Pendale Road y Roseway Drive. Las autoridades creen que el hombre intentó ganarle el paso al tren y que la máquina lo embistió.

Antes de esto, también en noviembre, en el cruce del Paseo Pershing y Avenida Nashville, otra persona intentó ganarle el paso a la locomotora.

En el mismo mes, un hombre fue arrollado por el tren mientras estaba sentado en las vías ubicadas en la cuadra 4000 de la Avenida Nashville.

Previo a esto, en junio, un peatón murió tras ser atropellado por el tren en la cuadra 200 de la calle Uva, en el área Central de El Paso, la noche del miércoles 27. De acuerdo con el reporte policial, el hombre, por motivos desconocidos, caminó hacia las vías y fue atropellado por la locomotora.

Los trenes de carga viajan a 55 millas por hora, pero les toma más de una milla frenar completamente. Por eso se invita a los automovilistas a detenerse en las áreas designadas cuando las señales de ferrocarril, luces intermitentes y plumas o brazos mecánicos indican que un tren se acerca.

Esta campaña no es sólo para automovilistas, ya que los oficiales en los cruces también estarán al pendiente de los peatones que cruzan por las vías.